Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Melasma

El melasma

(del griego melas que significa negro) es un trastorno adquirido de la piel que se manifiesta como manchas hiperpigmentadas distribuidas simétricamente en cara, cuello y, rara vez, en brazos. El 90% de los casos se producen en mujeres.

A pesar de ser una alteración muy resistente al tratamiento y recurrente en el tiempo, existen determinadas pautas que te pueden ayudar a combatirlo. En Clínica Áureo te damos algunas de ellas.

1. Asesórate.

Consulta a un médico formado y capacitado, es importante que el melasma sea correctamente diagnosticado, las manchas en la piel pueden enmascarar otras patologías cutáneas más graves que podrían pasar desapercibidas, además debemos descartar que sea parte de alguna enfermedad sistémica.

2. Evita desencadenantes.

Dentro de los múltiples factores de riesgo del melasma se identifican como principales la radiación ultravioleta o influencia hormonal (anticonceptivos orales y embarazo); pero también influyen determinados fármacos (como la fenitoína), enfermedades del tiroides, medicamentos fototóxicos y predisposición genética. En la medida de lo posible y, siempre que no afecte a otras patologías, debemos prescindir de los factores de riesgo evitables.

3. Prepara tu piel para las agresiones.

Una piel hidratada y nutrida mediante una preparación específica puede ayudarnos a soportar mejor la agresión que supone el verano para la cara, cuello y escote que se ven permanentemente expuestos al sol, la brisa y el cloro. Es muy importante prepararse para esta exposición con una correcta puesta a punto de nuestra piel.

4. Usa el despigmentante adecuado.

En el mercado hay un amplio abanico de cosméticos destinados a aclarar la piel y mejorar las manchas, es importante que uses el adecuado para tu piel y tu tipo de melasma (¡hay varios!), a veces incluso es preciso combinar medicamentos tópicos para combatir esta patología. Es aquí donde en Clínica Áureo insitimos, si tienes un buen diagnóstico clínico tendrás una pauta de tratamiento específica para tu piel.

5. Protégete del sol.

Hemos dejado para el final la más importante de todas. Es totalmente necesario que uses un protector solar de manera habitual, debe formar parte de tu rutina diaria proteger tu piel de los rayos solares no sólo cuando tienes previsto exponerte a él si no en tu día a día, siempre que salgas a la calle debes ir protegid@. También en este caso debes utilizar el fotoprotector correcto para tu piel que además variará en función de la época del año y del grado de exposición al que te vayas a ver sometid@.

Como ves el melasma se puede prevenir y si es demasiado tarde con un buen diagnóstico se puede tratar y hacer que tu piel se regenere dándole un aspecto más joven y saludable.

Te atenderá:

Dra. Cristina Núñez

Dirección médica / Médico estético

Dra. Elisa Urbina

Médico estético