Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Lesiones pigmentadas: Lunares

Los nevus melanocíticos, ordinariamente conocicos como “lunares”, se tratan de neoplasias benignas que habitualmente son pigmentados. La importancia de éstos reside en tres puntos fundamentales:

1. Existe riesgo de evolucionar a malignidad.

2. Marcadores de riesgo de desarrollar melanoma.

3. Problemas estéticos.

Prevención del Cáncer de piel

El cáncer de piel es uno de los más frecuentes tanto en hombres como mujeres y además se incrementa cada año su aparición, es una patología habitual en personas jóvenes y está íntimamente relacionada con la exposición solar. De todos es conocida la frase “la piel tiene memoria” y, efectivamente, así es. Cada quemadura solar sufrida queda guardada en las células de la piel y puede acabar derivando en un cáncer.

Es primordial realizar una correcta prevención que no sólo pasa por no exponerse al sol o por utilizar factor de protección solar, sino también por una correcta revisión de todo el cuerpo para detectar lesiones que pueden ser precancerígenas o bien, si ya son malignas, detectarlas en fases tempranas. El papel del dermatólogo en esta prevención es primordial, él determinara que lesiones deben ser controladas, analizadas o extraídas.

También hay que considerar que existen personas con mayor predisposición al cáncer de piel por su tipo de piel, antecedentes, costumbres o trabajo. Estas personas deben ser detectadas y controladas por un especialista para evitar en la medida de lo posible lesiones potencialmente malignas o tratar las aparecidas, no olvidemos que el melanoma es un tipo de cáncer de muy rápida evolución.

Para la prevención es imprescindible acudir al dermatólogo

Cualquier persona ante una lesión de nueva aparición o una lesión antigua que cambia de color, forma o tamaño; o bien que pica, duele o sangra; debe acudir con carácter de urgencia a un dermatólogo para analizarla y diagnosticarla correctamente.