Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

El envejecimiento compromete órganos relacionados con el sistema endocrino y, a su vez, parte de las alteraciones debidas al envejecimiento se producen precisamente por la disminución marcada de algunas hormonas. Las hormonas que más disminuyen con la edad son la hormona del crecimiento (GH), la melatonina y las hormonas sexuales. El declive de esta últimas puede ser abrupto (estrógenos en la mujer) o paulatino (testosterona en el varón).

La vejez determina un aumento de los procesos metabólicos oxidativos y el consiguiente acúmulo de radicales libres en los tejidos. Precisamente algunas hormonas de las que disminuyen con la edad tienen efectos importantes sobre estos radicales libres. Por eso, dicha reducción se acompaña del aumento de parámetros indicadores de inflamación o de estrés oxidativo.

La administración de cantidades fisiológicas de hormona del crecimiento determina una mejoría evidente del estrés oxidativo, la inflamación y la apoptosis. La melatonina es un compuesto natural producido por todos los organismos (animales y vegetales) que mantiene a raya los radicales libres y el proceso inflamatorio, frena la neurodegeneración y mejora la capacidad mitocondrial. La administración de melatonina es hoy por hoy el tratamiento de elección como terapia antienvejecimiento. Papel de la nutrición y el ejercicio físico como antiagings.

Para conseguir una buena longevidad funcional es preciso mantener la salud, y esto viene determinado por los genes (aproximadamente en un 25%) y por el estilo de vida (en un 75%). Por lo tanto, independientemente de los genes heredados, el estilo de vida puede ayudar a conseguir y mantener esa saludable longevidad. La valoración del estado de salud puede indicar a qué velocidad se está envejeciendo y si factores de estilo de vida como una nutrición adecuada, la realización de un ejercicio físico y mental apropiados, y una buena “actitud” ante las situaciones de estrés, están siendo eficaces a la hora de conservar la salud y, por tanto, van a proporcionar una larga y saludable longevidad.