Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Genéricas

Hilos tensores para cuello y escote

¿Qué son los hilos tensores?

Los hilos tensores o sustentación por hilos (también llamados hilos mágicos) es una técnica mínimamente invasiva de lifting sin cirugía que proporciona unos resultados muy naturales. Con este tratamiento se consigue tensar las arrugas y la flacidez de la cara, el cuello y el escote gracias a la formación de nuevo tejido que la reacción a los hilos de nuestro propio organismo provoca.

¿Cuánto dura su efecto?

En función del tipo de hilo que utilicemos y la persona, estos pueden tardar entre 3 y 8 meses en ser reabsorbidos totalmente por el organismo, pero los efectos de inducción de colágeno y elastina que generan de forma natural pueden llegar a durar entre 1 año y medio y 2 años. Desde su aplicación, los resultados van mejorando con el transcurso de los meses, a causa de instauración y estabilización del proceso de fibrosis que provocan, generando una acción revitalizadora que mejora visiblemente la textura de los tejidos cutáneos.

¿En qué consiste la técnica de los hilos tensores?

La técnica consiste en la implantación intradérmica de múltiples hilos reabsorbibles y biocompatibles mediante la utilización de una aguja, que al retirarla deja el hilo dentro de nuestra piel, pudiendo crear así una red que actúa como soporte y provoca un efecto lifting (estiramiento).

Tipos de hilos tensores

Existen diferentes tipos de hilos, según longitudes, grosores y materiales que los componen, pero para simplificar podríamos clasificarlos en 3 grupos:

  • ·Hilos monofilamento o multifilamento no espiculados (PDO): Son los más sencillos, son hilos simples de material quirúrgico que colocamos a nivel de la dermis para que regeneren colágeno al ser reabsorbidos por la piel.

  • ·Hilos espiculados: A lo largo del trayecto del hilo hay colocadas unas pequeñas espiculitas que buscan anclarse a la piel para poder tensar el tejido y fijar las zonas que habían descendido por la flacidez.

  • ·Hilos de conos: Serían un paso más de los espiculados ya que sustituyen las espiculitas por unos conos pequeñitos que van a dar más sujeción al tejido permitiendo levantar pieles más añosas que necesitan mayor sustentación.

¿Cuáles son los más apropiados para mí?

Como siempre, lo más importante es que acudas a un Médico Estético bien cualificado para que te ofrezca el diagnóstico más apropiado para tu caso. En nuestra experiencia en Clínica Áureo, en general, podemos indicar que los hilos PDO no espiculados se utilizarán, normalmente, en personas de un rango de edad entre 35 y 45 años, en los que se presentan los primeros signos de flacidez y pérdida de colágeno, y en cambio, los hilos espiculados o de conos estarán más indicados para personas mayores de 45 años, que suelen presentar una caída de piel o flacidez mucho más acusada.

Para potenciar los resultados, en muchos casos, este tratamiento se puede combinar con otras técnicas de medicina estética y bioplastia (voluminización).

Te atenderá:

Dra. Cristina Núñez

Dirección médica / Médico estético

Dra. Elisa Urbina

Médico estético