Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Cirugía de los párpados

¿Cómo puedo rejuvenecer mis párpados?

Se conoce con el término de BLEFAROPLASTIA a la técnica quirúrgica que permite eliminar el exceso de piel, músculo o grasa que se acumula en la parte inferior y superior al ojo. Mediante esta intervención se pueden corregir, bolsas, párpados caídos u ojeras que proporcionen a la zona facial un aspecto cansado y decaído.

¿A que edad se recomienda operarse los párpados

Es una intervención dirigida a personas más adultas, aunque también pueden ser intervenidos aquellos de menos de 35 años que por cuestiones genéticas, desarrollen flacidez de forma excesiva en la zona de los ojos y que les proporcionen un aspecto mucho superior a la edad que en realidad tienen.

¿En qué consiste la cirugía para rejuvenecer los párpados?

El procedimiento consiste en eliminar el exceso de piel en párpados inferiores o superiores, y dicha intervención será analizada y comentada con cada paciente de manera minuciosa, de forma que se contemple cualquier limitación o información que sea importante para cada caso.

Se trata de una intervención sencilla y generalmente de carácter ambulatorio, que requiere anestesia localizada, y sedantes para garantizar la tranquilidad del paciente durante el proceso, que puede durar entre una y tres horas.

Se procura que las cicatrices coincidan con el pliegue de los párpados, con el fin de que pasado el tiempo sea imperceptible a la vista. En el caso de los párpados inferiores, se procura que la cicatriz quede justo debajo de las pestañas inferiores, para evitar que se vea.

No se trata de una intervención que proporcione demasiados problemas, pueden aparecer hematomas, y el paciente podrá volver a la vida cotidiana en menos de una semana.

Es posible tener sensación de tirantez e hinchazón por la inflamación. Tras la intervención se debe hacer uso de colirios y pomadas para curar, y ello puede ocasionar visión borrosa. Se aconseja tras la intervención, dormir con la cabeza elevada para evitar la acumulación de líquidos y para ayudar a que el edema no dure más tiempo. Son recomendables los masajes de drenaje linfático realizados por profesionales cualificados.

Te atenderá: