Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

  • liposuccion - lipoescultura

¿Qué es la liposucción?

La LIPOSUCCIÓN permite eliminar grasa acumulada en varias zonas del cuerpo, como brazos, abdomen, nalgas, caderas, muslos, pantorrillas y tobillos.

Esta técnica permite eliminar depósitos de grasa acumulada, y sirve para modelar la figura, pero no es una técnica para perder peso. Deben evitar este tipo de intervenciones aquellos que hayan sido operados recientemente, o quienes padezcan alguna enfermedad pulmonar o de corazón.

La acumulación de grasa corporal no sigue los mismos patrones en ambos sexos. Por ese motivo, el procediendo en hombres y mujeres debe afrontarse con diferente perspectiva. La liposucción en el sexo masculino tiende a centrarse en los flancos, región abdominal, región pectoral o papada. Es menos frecuente la necesidad de practicar liposucción en piernas y brazos.

¿Qué es la lipoescultura?

En cambio, la LIPOESCULTURA consiste en combinar la eliminación de grasa acumulada a la misma vez que embellecemos la figura del cuerpo.

Para una liposucción en que la grasa esté concentrada en una pequeña zona aplicaremos anestesia local combinada con sedación. Si la zona a tratar es muy extensa, y al ser una intervención que podría durar entre una y tres horas, recurriremos a la anestesia general.

Las cicatrices que generan este tipo de intervenciones son pequeñas y suelen estar localizadas en partes del cuerpo en las que no se puedan visualizar con facilidad.

¿Qué resultados podemos esperar después de una liposucción o lipoescultura?

Los resultado se van obteniendo de forma progresiva entre uno y dos meses, pudiendo notar el resultado final en un periodo de tiempo de hasta seis meses.

El postoperatorio requiere el uso de una faja durante un mes, y es posible que tras la cirugía aparezcan hematomas que pueden durar hasta diez días.

La incorporación a la vida laboral suele darse de tres a siete días después de la intervención en función de cada paciente y es recomendable no hacer ningún tipo de esfuerzo durante las dos primeras semanas.

No es un procedimiento adecuado para tratar celulitis porque ésta se encuentra en capas más superficiales. Tampoco para perder peso, de hecho el paciente ideal es el que está en un índice de masa corporal adecuado.