Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

El liquen plano es una dermatosis crónica frecuente, que afecta a personas entre 30-60 años. Se trata de una erupción en forma de pápulas firmes, poligonales de coloración rosado-violácea con una superficie lisa y brillante y con un prurito importante. Las regiones que se afectan de manera preferente son la cara anterior de las muñecas, región lumbar y tobillos. El dermatólogo, gracias a la dermatoscopia, puede identificar signos característicos de esta entidad para llegar al diagnóstico. 

Es importante explicar al paciente el posible fenómeno de Koebner asociado, ya que en situaciones de piel dañada, traumatismo, láser, etc. puede reproducirse dicha lesión. Además estos pacientes en ocasiones pueden tener lesiones orales y/o genitales y su exploración debe ser una constante. 

En ocasiones es importante completar el estudio con un análisis sanguíneo con serologías por su asociación a virus hepatotrópos. 

Este cuadro puede verse afectado como consecuencia de la toma de un fármaco por lo que debe descartarse dicha posibilidad. El tratamiento pasa por tratamientos tópicos o sistémicos dependiendo de la gravedad del cuadro.