Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

El melanoma maligno es un tumor de origen melanocítico con una incidencia y mortalidad en aumento. Más de la mitad de ellos aparecen sobre piel normal. En mujeres suele localizarse en extremidades y en hombres con mayor frecuencia en tronco. Los factores de riesgo son: edad, sexo, raza, nevus (lunares), genética, exposición a luz solar y situación geográfica.

Clínicamente puede tener diferentes formas, tamaños y colores, por ello es indispensable que ante cualquier lesión ya sea de color oscuro o no, que aparezca de forma aguda y que en un periodo de tiempo corto auemnte de tamaño o cambie de forma o tamaño debe ser consultado.

Todo familiar con antecedentes de melanoma maligno en la familia debe ser examinado rigurosamente y periódicamente por un dermatólogo.

La fotoprotección y unos buenos hábitos en cuanto a exposición solar son fundamentales.