Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

El impétigo es una infección superficial de la piel, causada por estafilococos (S.aureus) o por estreptococos (S. pyogenes), que se presenta con mayor frecuencia en la infancia.

Suelen producirse cuando la flora normal de la piel se ve alterada por influencia de factores como una higiene inadecuada, el exceso de humedad, el calor ambiental, el hacinamiento, enfermedades cutáneas preexistentes y tratamientos antibióticos previos. Existen también algunos factores de riesgo como la dermatitis atópica que hacen más susceptible la colonización por S. aureus.

El impétigo puede extenderse a otras zonas del cuerpo al autoinfectarse el propio paciente tras rascado o a otras personas que estén en contacto con la piel afectada o con objetos infectados.

Es muy importante el descostrado de las lesiones y el tratamiento antibiótico de éstas, así como completar diez días de tratamiento y controlar o evitar los factores favorecedores previamente descritos.