Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

El vitíligo es una enfermedad que se presenta como manchas totalmente blancas en la piel, por pérdida del pigmento de la piel en cualquier localización. La melanina (pigmento natural de la piel) es destruida por complejos inmunitarios (nuestras “defensas”) que actúan contra los melanocitos propios destruyendo su pigmento.

Las zonas más frecuentemente afectas son: Las axilas y la ingle, alrededor de la boca, los ojos, los orificios de la nariz (también llamados fosas nasales), el ombligo, los genitales, las áreas rectales.

La mayoría de las personas con vitíligo lo desarrollan antes de cumplir los 40 años. Esta enfermedad afecta por igual a los hombres y a las mujeres de todas las razas.

Las personas con ciertas enfermedades autoinmunitarias (tales como el hipertiroidismo) están más propensas a padecer de vitíligo que las personas que no tienen enfermedades autoinmunitarias. Por tanto una parte fundamental de su estudio es el descartar otras enfermedades de causa autoinmune.

El tratamiento para el vitíligo debe ser individualizado e incluye: disminución de exposición al sol, de esta forma se aprecia menos las zonas con melanina y sin melanina; cosméticos que hacen disminuir las diferencias, ocultándolas; esteroides tópicos., inhibidores de la calcineurina, fototerapia.