Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

La dermatitis seborreica es una enfermedad inflamatoria crónica que se caracteriza por lesiones eritematodescamativas que afectan a las zonas donde las glándulas sebáceas son más numerosas: cuero cabelludo, zona centrofacial, preesternal y pliegues. Afecta al 5% de la población y su fisiopatología es todavía desconocida, aunque parece estar relacionada con la secreción sebácea alterada, sistema inmunitario, susceptibilidad individualidad, infección por malassezia y factores neurológicos, psicológicos, climáticos y nutricionales. El estrés emocional y la depresión juegan un papel importante en dicha patología. Nos encontraremos con máculas o placas bien delimitadas que varían desde el rosa hasta el marrón rojizo recubiertas de escama grasienta. Su curso suele ser crónico pero benigno, y la recidiva es la normal. El tratamiento va dirigido a reducir la colonización de la piel por la levadura, reducir la hipersecreción sebácea y controlar la reacción inflamatoria adyacente. Se recomendará el lavado frecuente de la zona con medidas higiénicas especiales, tratamiento tópico, evitar factores agravantes, y evitar cosméticos.