Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

La dermatitis de contacto es una reacción cutánea pruriginosa inducida por la exposición repetida a un agente externo, de naturaleza irritativa (daño tisular directo) o alérgica (daño tisular mediado por una reacción de hipersensibilidad retardada de tipo IV en un individuo previamente sensibilizado).La expresión cínica más frecuente es la dermatitis o eccema, patrón inflamatorio polimorfo que en fase aguda se caracteriza por eritema, vesículas o ampollas, y en fase crónica por sequedad, liquenificación y fisuras. Se han descrito más de 3700 alérgenos capaces de producir dermatitis de contacto alérgica en humanos. Las localizaciones más frecuentes son manos, pies, párpados, labios. Las pruebas epicutáneas continúan siendo el patrón de referencia para el correcto diagnóstico de la dermatitis de contacto alérgica. La solución pasa por el cese del agente causa, junto a medidas de protección y regeneración de la piel dañada.