Usamos cookies para ofrecer nuestros servicios, optimizar la experiencia de uso de nuestra web y analizar los hábitos de navegación de nuestros usuarios con fines de mejora y personalización de nuestros contenidos y publicidad. Puede desactivar las cookies. Al seguir navegando sin hacerlo, autoriza el uso de las mismas. Más información sobre las cookies aquí

Actualmente son diversos los tipos de ortodoncia con los que podemos corregir y alinear nuestros dientes y múltiples los factores que influirán en nuestra elección (edad, comodidad, necesidades estéticas, precio, etc.).

La experiencia profesional de Clínica Áureo nos inclina a recomendar a nuestros pacientes la ortodoncia estética, ya sea con el método de ortodoncia lingual Incognito o de ortodoncia removible Invisaling. No obstante, siempre es bueno que el paciente conozca las diferentes opciones de que dispone, así como las ventajas e inconvenientes que presenta cada sistema.

Brackets

Los brackets son dispositivos se cementan al diente y, junto al arco, permiten realizar las fuerzas necesarias para mover las piezas dentales y posicionarlas adecuadamente. Son diversas las opciones disponibles:

1. Brackets metálicos. Los clásicos. Sus mayores ventajas son su gran resistencia y la buena relación calidad-precio. Y entre los aspectos negativos encontramos su mayor visibilidad respecto a la de otros brackets y su menor comodidad, pudiendo llegar a provocar pequeñas rozaduras. Esta aparatología hasta ahora ha sido comúnmente utilizada en pacientes jóvenes, aunque éstos ya se empiezan a decantar también por opciones más estéticas.

2. Brackets estéticos. Su material transparente permite que sea una opción mucho más estética. En Clínica Áureo apostamos por los brackets cerámicos porque, a diferencia de otros materiales, éstos no se tiñen. Debemos tener en cuenta que su precio es un poco más elevado que los metálicos y que, al igual que ocurre con brackets metálicos, también pueden provocar pequeñas rozaduras durante los primeros días.

3. Brackets linguales. Este sistema se coloca en la cara lingual de los dientes y, al no verse desde el exterior, permite que el diente se muestre natural y que sus efectos puedan apreciarse desde un principio. Estos brackets se confeccionan para el propio paciente de tal modo que, al adaptarse totalmente a la anatomía de su diente, se consigue una mayor comodidad. Además, el paciente puede ver los resultados antes de iniciar el tratamiento gracias al sistema 3D con el que se trabaja. No obstante, se necesita de un periodo de adaptación, ya que el sistema está colocado en la cara interna del diente y durante los primeros días pueden causar una mayor dificultad en el habla y producir rozaduras linguales. Aunque su limpieza es más complicada, siempre se aconseja e instruye al paciente con las técnicas adecuadas para que se realice de forma eficaz. Su precio es ligeramente superior, puesto que el brackets se hace medida para el paciente y es altamente estético.

Invisalign

Este sistema está compuesto por unas férulas plásticas removibles que, junto a unos relieves de composite que se colocan en el diente (ataches), son capaces de realizar las fuerzas que permiten conseguir los movimientos dentales deseados.

Las férulas son prácticamente invisibles y, como se adaptan totalmente a la forma de los dientes, también son muy cómodas. Son fundas personalizadas que se realizan a la medida de cada paciente. Además, al ser removibles, son más higiénicos que otros sistemas ya que el paciente puede limpiar sus dientes sin ninguna dificultad. Por otra parte, la tecnología empleada permite observar el resultado final del tratamiento antes del mismo mediante un software llamado clincheck.

Como inconvenientes encontramos que, al ser removibles, el paciente tiene que ser cooperador, y que a la hora de comer es imprescindible su que se los quite. No obstante, el paciente tendrá que llevar las férulas un mínimo de 22-23 horas al día. Por otra parte, este tratamiento al ser personalizado y altamente estético, es un poco más costoso que los brackets tradicionales.